Follow by Email

miércoles, 3 de junio de 2015

Un nuevo paso. Ya está impreso y corregido, ahora decidirse en que editorial . Hay una propuesta y es seria . Veremos. Por lo pronto es una realidad.

viernes, 29 de mayo de 2015

LA BATALLA DE SANTA MARIA
El  5 de octubre de 1804 sucedió un episodio que cambiaría el rumbo de la historia de Europa y especialmente América.
Procedente de Montevideo, habían partido una escuadra de una escuadra de cuatro fragatas españolas cuyo primer destino  sería la ciudad de Cádiz para sumarse finalmente a la poderosa flota que se estaba reuniendo en  El Ferrol.
Detrás de la majestuosa “ Medea”, navegaban “Su Majestad Católica  Nuestra Señora de las Mercedes”, “ Fama” y “ Santa Clara.
Al mando de la imponente formación iba  Don Diego de Alvear y Ponce de León  , que regresaba de América luego de muchos años de permanecer en tierras  rioplatenses, donde fue encargado por el Rey español de demarcar los límites del Imperio. Viajaba junto su esposa y  siete hijos  (cuatro mujeres y tres varones), un sobrino y cinco esclavos quienes  permanecían a bordo de “ Su Majestad Católica Nuestra Señora de las Mercedes”, mientras don Diego accidentalmente estaba en el buque insignia junto a su hijo Carlos Antonio de 16 años de edad.. En la fragata regresaba también a España el ex gobernador de Montevideo José de Bustamante y Guerra y otras personalidades.
Las fragatas transportaban  un impresionante tesoro, procedente de los comerciantes y autoridades de Perú, y el río de la Plata. Había partido del puerto del Callao, en Lima. La Mercedes transportaba, 253.606 pesos en distintas monedas de plata y oro y para distintos fines; "mesadas eclesiásticas", "préstamo patriótico", "por donativo para la pasada guerra" y "a disposición del Excmo. Ministro de Hacienda"., y   La Medea llevaba, además, un valioso cargamento de Juan Esteban de Anchorena.
El resto de las fragatas llevaban además de metales nobles en pasta en piezas de 8 escudos de oro (onzas) y reales de 8 en  plata, en cajas celosamente cerradas con cerrojos  luciendo los escudos reales y conteniendo  monedas acuñadas en  Lima y Potosí  en cuyo anverso aparecía el busto real.
Sin existir declaración de guerra previa,  una escuadra inglesa les salió al cruce y después de un cruzamiento de artillería, sorprendentemente fragata” Mercedes” estalló  con un estruendo terrible, volando por los aires  en miles de pedazos, que se hundían inmediatamente  en el mar cubriendo las demás embarcaciones de humo y cenizas.  Toda la familia de don Diego de Alvear voló por el aire en la explosión, y la fortuna personal del servidor del Rey.
Una bala de cañón había alcanzado su santa bárbara.
Las restantes fragatas fueron remolcadas hasta Londres donde permanecieron  retenidas, y por supuesto el tesoro depositado hasta el día de hoy en el Banco de Inglaterra.
Aquel 5 de octubre de 1804  murieron 269 españoles,  tan solo dos ingleses y  más de tres millones de pesos fuertes, quedó en poder de  Gran Bretaña y un millón en el fondo del mar.
Pocos días después, el 12 de diciembre de 1804, España le declaró la guerra a Gran Bretaña.
Recién en mayo de 2007 la empresa "caza-tesoros" estadounidense Odyssey Marine Exploration descubrió en la zona del golfo de Cádiz el pecio de la fragata, cuyas 500.000 monedas de plata y oro (reales de a ocho y escudos, todos ellos de la época de Carlos IV y acuñados en Lima, Perú en 1803) y demás objetos fueron extraídos y llevados a los Estados Unidos, donde comenzó un litigio entre España y la empresa norteamericana por los derechos del hallazgo.

Este episodio es el preludio de las invasiones inglesas al Río de la Plata.






sábado, 22 de noviembre de 2014

 A fines de octubre de 1807 la tranquilidad del pueblo de Maldonado se vio interrumpida por la llegada de las naves inglesas que en pocas horas estaban desembarcando sus tropas en la playa. Una sangrienta refriega a las afuera del poblado  costó la vida de muchos pobladores y de los ingleses. Podo demoraron en  tomar Maldonado y hacer rendir la guarnición que  custodiaba la Isla de Gorriti.  Desde la Torre del Vigía, en cuanto fue avizorado el primer barco comenzó aquella desigual defensa frente al imperio. Sin embargo, a pesar de la superioridad de armas y experiencia, los británicos no pudieron llegar a San Carlos, que les detuvo. Actualmente un monumento recuerda aquella  batalla que les impidió avanzar, y la Torre en pie  continua como símbolo de la resistencia. Retomamos a partir de hoy nuevamente con esta página que había dormido una siesta de dos años.



lunes, 26 de marzo de 2012

Isla de las Ratas o Libertad




La Isla de Ratas es un islote de piedras de unos 100 metros por 50 en una zona muy baja del centro de la bahía de Montevideo donde apenas se puede navegar. Es también llamada Isla Libertad desde 1843, cuando en el transcurso de la Guerra Grande, la escuadra dirigida por el almirante Guillermo Brown que apoyaba al presidente depuesto Manuel Oribe fue rechazada de allí por la escuadra naval del gobierno de Montevideo, dirigida por entonces por José Garibaldi.
En el transcurso del siglo XIX la isla fue arrendada a la estación naval británica surta en el Río de la Plata, y fue también utilizada como lugar de aislamiento para las tripulaciones y pasajeros en cuarentena.
El Servicio Aeronáutico de la Armada se creó durante la presidencia del Ingeniero José Serrato. En abril de 1926, el Ministro de Guerra y Marina, General Roberto Riverós, comenzó las gestiones para conseguir una base para la Aviación Naval en la Isla Libertad, en la Bahía de Montevideo, aunque le fue negado en aquel momento, por usarse la misma como depósito de inflamables.

Siendo Ministro el General Manuel Dubra, se adquirieron 3 hidroaviones Cant.21 y el viejo barco Barón de Río Branco (ex transporte Maldonado), el que se pintó y colocó al abrigo de la Isla Libertad. Los aviones se llevaron a las aguas del río Santa LucíaEl 21 de enero de 1933 se inauguró el Hangar, entregándose oficialmente la Base el 9 de junio.

Entre 1940 y 1941 la base de la Isla Libertad fue entregada a la Aviación Naval
De Wikipedia, la enciclopedia libre
http://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Ratas

domingo, 25 de marzo de 2012

La vergonzosa huída de la Isla de las Ratas




Durante las invasiones inglesas se puso a prueba el valor y la preparación de las tropas españolas y por supuesto los criollos.
La historia recoge innumerables testimonios de acciones heroicas de quienes defendieron las posiciones encomendadas para su custodia.
La muerte de Mordeille a las puertas mismas de Montevideo, apenas pudieron penetrar por la Brecha los ingleses,es uno de los ejemplos, o la de Francisco Maciel durante la batalla del Cardal, por la zona actual de la Universidad.
Artigas defendió como pudo el Cordón, y Pascual Ruiz Huidobro, el Gobernador , en persona dirigió los combates desde la misma calle.
Las hubieron también egoístas, cobardes y hasta traidoras, como en el caso del capitán del Regimiento de infantería de Buenos Aires, José Piriz, a cargo de la Comandancia de la Isla de Ratas, frente al Puerto Montevideano, que ni bien presintió el peligro, puso a salvo su familia, silenciosamente y huyó con ella dejando abandonada la guarnición, que cayó en manos de los invasores de inmediato.
La Isla de las Ratas, un enclave que no le presta nadie la mayor importancia, la tenía sin embargo del punto de vista militar.
Vamos a agregar los planos de la fortificación allí existente, y seguramente cuando pasemos por la Rambla alguno recordaremos este episodio.